FÚTBOL Y CULTURA

Analizando los motores emocionales de la sociedad podemos concluir un poco mejor como funciona esta y dejar atrás prejuicios del pasado

Cualquiera que no me conozca, lo que es la inmensa mayoría de la humanidad, puede sentir una pequeña confusión al ver la temática de vídeos que suelo tratar in my youtube channel. El que si lo hace porque me sigue desde hace tiempo en anteriores proyectos videográficos, si entenderá sin embargo que la reflexión forma parte intrínseca de mi persona. Para bien o para mal necesito reflexionar sobre aquello que mis sentidos van percibiendo en esto que llaman realidad, no aceptar el orden establecido y concretar mi propia opinión en base a mi propia escala de valores. Gracias a dios esto está muy bien valorado en el mundo marketiniano ya que ayuda a situar el espacio-tiempo de la comunicación y a afinar el mensaje a aquel receptor el cuál conozco hasta la postura que usa a la hora de dormir.

Fútbol y cultura es lo mismo que decir pan y agua en el siglo en el que vivimos. No existe casi nadie que subsista sin que uno de estos dos factores se cuelen día tras día en sus emociones para durante un tiempo sumergirse en el maravilloso mundo de la fantasía. El problema, o el “problema” es que la gente suele mezclar churras con meninas y practicar el deporte nacional de faltar a la empatía con aquél que no procesa tus mismos gustos o aficiones. Es por eso que he sentido la necesidad de hacer este vídeo, de dejar mi granito de arena en el mar social de nuestros días y poder situar la balanza un poco más equilibrada.

Mi opinión-reflexión a continuación. La tuya, espero verla pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.