¿Compras con la CABEZA o el CORAZÓN?

Conozcamos como se comporta nuestro target ante la decisión de compra. Su respuesta ante los estímulos nos dará muchas pistas para diseñar mejor nuestra estrategia de marketing. 

Resulta curioso que la mayoría de las personas suelen tener muy claro que sus decisiones a la hora de adquirir un producto/servicio se basan sobre todo en lo que sus cabezas les dice que hagan. Y si, entiende cabeza como sinonimo de decisión racional. 

 “El 95% de las decisiones de compra son irracionales”

El dato es demoledor. A nuestra especie le encanta dejarse llevar por sus emociones ya sea de forma consciente o inconsciente. Y esto es el A B C de cualquier profesional del Marketing, su pan de cada día y el aspecto clave a través del cuál debe rondar en el diseño de su estrategia.

El cliente está lleno de expectativas que han sido creadas por el conjunto del imaginario colectivo en el que vivimos. Una época digital donde el discurso de marca se construye día a día como nunca antes gracias a unos polivalentes medios que permiten dar rienda suelta a nuestra creatividad.
Y por supuesto, con un denominador común claro, el arte de la seducción. Resulta inusual ver hoy en día un spot o campaña de marketing donde no sea esté su principal rasgo. La marca que seduzca sabe que tiene mucho terreno ganado y en eso se invierten la mayoría de los presupuestos comunicativos.

Como diría el gran Pepe Navarro a orillas del Mississippi, el público quiere historias. 
Emociona y ganarás. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.